Feedback, pilar de una empresa segura

Lecciones de seguridad | 06/11/2017
Feedback, pilar de una empresa segura

Algunos pueden pensar que la política de riesgos laborales de una empresa es uno de esos términos grandilocuentes que no va con los trabajadores. Son ese conjunto de normas que aplica la empresa, porque está obligada por ley, y los empleados, poco pueden hacer. Desde el punto de vista del empresario, quizás haya quien aún crea que la política de riesgos laborales es algo que ‘hay que hacer porque toca’. Pero, en ambos casos, nada más lejos de la realidad.

Tanto unos como otros, son actores que deben implicarse a fondo en pos de un entorno de trabajo más seguro, agradable y cómodo para todos. El beneficio es mutuo, pero también redunda en la sociedad.

Hoy en día, las compañías aplican lo que se ha dado en llamar cultura preventiva. Según todos los expertos, “se trata del conjunto de actitudes y creencias positivas, compartidas por todos en la empresa, sobre salud, riesgos, accidentes, enfermedades y medidas preventivas. Debe ser un compromiso por la seguridad y la promoción de la salud a todos los niveles”.

Una palabra prevalece en la definición anterior: Todos. Y es que el feedback entre personal y responsables es clave para lograr el objetivo. Unos y otros deben implicarse y saber implicar. Para ello deben movilizarse los recursos necesarios e implementar acciones que impliquen a toda la organización en la gestión cotidiana de la prevención activa. Todo, en un entorno de confianza y participación.

El valor fundamental de las empresas son sus trabajadores. La afirmación puede resultar vacía y muy manida si no se la dota de verdadero contenido. Ello solo es posible a través del compromiso. La mejor forma de lograrlo es la apertura de vías de participación. Es sencillo. Si la plantilla percibe que sus opiniones se tienen en cuenta, se conseguirá que se impliquen aportando sugerencias, comunicando o exponiendo problemas o alertando de situaciones comprometidas, entre otras cosas.

Herramientas

En la cultura preventiva el compañerismo es otro punto importante. El fomento de la solidaridad con “el otro” ayuda a crear un clima de trabajo, no solo más productivo, sino mucho más seguro. Un entorno donde “mis inquietudes” también son escuchados y tenidos en cuenta es, sin duda, un lugar de trabajo idóneo.

No existe un modelo único para implantar un sistema de seguridad en el trabajo de estas características, pero existen algunas herramientas que podemos tener en cuenta. Entre ellas, un buen sistema de comunicación interna y de carácter bidireccional (los empleados no son solo ejecutores de órdenes).

En la época de 2.0, las redes sociales y lo digital, no hace falta desterrar las tradicionales notas en el tablón de anuncios, las circulares o las reuniones informativas, pero hay otros medios. La creación de una intranet, el uso de vídeo.

Suscríbete a la newsletter