La importancia del triangulo anclaje, conexión y prensión en un sistema anticaídas

Lecciones de seguridad | 25/09/2020
La importancia del triangulo anclaje, conexión y prensión en un sistema anticaídas

Si trabajas en altura no puedes bajar la guardia. Te subas donde subas, si cuenta con una altura mayor de dos metros necesitas contar con un sistema de prevención anticaídas que te proteja. Pero una cosa debes tener en cuenta, no todos los sistemas sirven para las mismas situaciones y tampoco son eficaces de igual forma a distintas alturas.

Si trabajas en altura no puedes bajar la guardia. Te subas donde subas, si cuenta con una altura mayor de dos metros necesitas contar con un sistema de prevención anticaídas que te proteja. Pero una cosa debes tener en cuenta, no todos los sistemas sirven para las mismas situaciones y tampoco son eficaces de igual forma a distintas alturas.

Por eso se debe elegir el sistema anticaídas adecuado para cada tarea, es decir el conjunto de elementos fabricados y diseñados conforme a la normativa europea que se debe utilizar para realizar ese tipo de trabajo en altura de forma segura. Hay que considerar ciertas cuestiones como: las características de diseño y de comportamiento de los componentes en caso de caída, la presencia de obstáculos en las proximidades, la libertad de movimientos que se requiere para realizar el trabajo y la situación del punto de anclaje.

Un sistema anticaídas adecuado en una situación de riesgo puede ser ineficaz en otra, así que empecemos por conocer qué componentes de EPIS de conexión, bloqueo, posicionamiento, retención o anti caída, son compatibles entre sí y debes utilizar conjuntamente, para que se te protejan del riesgo de caída al que estás expuesto:

  • Para trabajos con riesgo de caída en horizontal, es necesario un sistema anticaídas que frene el daño en caso de caída del trabajador. Esto se logra mediante la combinación de:

-Conjunto de arnés + subsistema de conexión y amarres + punto de amarre fijo/móvil.

  • Para impedir la caída debemos recurrir a sistemas de sujeción y retención como:

-Barandillas y guarda cuerpos

-Protecciones provisionales

-Líneas de conexión

-Escaleras con jaula y guarda cuerpo

  • Para los trabajos suspendidos se debe utilizar un sistema contra caídas para trabajos verticales a través de la utilización de cuerdas:

-Conjunto de arnés + subsistema de conexión y amarres + punto de amarre.

 

El sistema anticaídas debe estar formado por:

  • 1) Un dispositivo de prensión del cuerpo, el arnés anticaídas, cuya misión es sujetar el cuerpo al caer y garantizar una posición correcta del trabajador una vez producida la parada. El arnés anticaídas debe colocarse y ajustarse correctamente sobre el cuerpo.
  • 2) Un subsistema de conexión que permita enganchar el arnés anticaídas al dispositivo de anclaje situado en la estructura soporte y es el responsable de conseguir que la distancia vertical recorrida en la caída sea la mínima posible y que la fuerza transmitida al cuerpo durante el frenado no supere el valor límite capaz de producir lesiones.

El subsistema de conexión está formado por: un dispositivo de parada y los conectores adecuados situados en cada extremo del subsistema.

  • A) Como dispositivo de parada se puede emplear un dispositivo anticaídas o un absorbedor de energía.

a.1) Los dispositivos anticaídas pueden ser deslizantes (sobre línea de anclaje rígida o flexible) o retráctiles.

a.2) El absorbedor de energía está constituido por un elemento de amarre que lleva incorporado un elemento de absorción de energía (el más habitual suelen ser dos cintas textiles cosidas).

  • B) La conexión del subsistema de conexión con el dispositivo de anclaje y con el arnés anticaídas se efectúa mediante conectores, elementos metálicos provistos de apertura que se utiliza para enganchar entre sí los diferentes componentes. Pueden ser separables o solidarios, de cierre automático o de cierre de rosca.

 

  • 3) Un dispositivo de anclaje, compuesto por un elemento de amarre sujeto a un punto de amarre de la estructura soporte. El elemento de amarre puede ser un cable metálico, una banda o una cuerda de fibras sintéticas y su longitud puede ser fija o regulable.

Recuerda, tras la caída, la parada segura y sin riesgo solo está garantizada cuando se utilizan aquellos conjuntos formados por equipos conectados entre sí de forma compatible.

Suscríbete a la newsletter