Sabías qué… ¿los antibióticos no curan las infecciones causadas por virus como los resfriados o la gripe?

Sabías que | 29/11/2019
Sabías qué… ¿los antibióticos no curan las infecciones causadas por virus como los resfriados o la gripe?

Los médicos y científicos llevan alertando años del mal uso de los antibióticos, ya que su innecesario consumo contribuye a que las bacterias se hagan resistentes y los antibióticos dejen de funcionar.

Los médicos y científicos llevan alertando años del mal uso de los antibióticos, ya que su innecesario consumo contribuye a que las bacterias se hagan resistentes y los antibióticos dejen de funcionar. Como nos recuerda la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los antibióticos, si no se toman medidas se prevé que para el 2050 el número de muertes por infecciones multirresistentes en Europa ascienda a 390.000 al año y en España a 40.000, según el Ministerio de Sanidad.

En España, respecto a Europa, el consumo de estos medicamentos ha aumentado, a pesar de las campañas que lanza el Ministerio y la OMS. Los españoles son los europeos que más antibióticos toman, junto a Malta. Ante la gravedad, la Organización Mundial de la Salud publicó en 2015 un Plan de Acción Global frente a la Resistencia Antimicrobiana con el objetivo de advertir a los gobiernos a responsabilizarse y a actuar.

Los antibióticos salvan vidas, y cuando un paciente necesita este tipo de medicamentos, los beneficios son mayores que sus efectos negativos. Pero cuando los antibióticos no son necesarios, los efectos secundarios pueden tomar un papel protagonista. Dentro de los efectos secundarios de estos medicamentos encontramos: Sarpullido, mareos, náuseas, diarrea o infecciones por hongos (candibiasis). Entre los efectos secundarios más graves se incluye la infección C. difficile o C. diff, que causa diarrea, puede afectar gravemente al colon e incluso causar la muerte.

Los antibióticos no funcionan contra las infecciones virales como los resfriados, la gripe o el moqueo, aunque las secreciones sean espesas o de color amarillo o verde. Solo los profesionales médicos pueden aportar al paciente el mejor tratamiento para cada afección. Si finalmente se asigna el consumo de antibióticos, se debe ingerir según las instrucciones de la receta. Existen unas recomendaciones básicas para mantener y prevenir posibles contagios, como una buena higiene de manos o taparse al toser entre otras.

Hagamos, por lo tanto, un uso prudente y responsable de los antibióticos.

Suscríbete a la newsletter