Cómo practicar running con seguridad

Vidas seguras | 05/11/2019
Cómo practicar running con seguridad

Correr es un deporte saludable si lo practicas con moderación y seguridad -como todo en esta vida-, y además se puede practicar al aire libre. ¿Se puede pedir más? No te olvides de calentar, estirar los músculos, usar ropa y calzado adecuado, y seguir un plan de entrenamiento, alternando días de descanso.

Correr es un deporte saludable si lo practicas con moderación y seguridad -como todo en esta vida-, y además se puede practicar al aire libre. ¿Se puede pedir más? No te olvides de calentar, estirar los músculos, usar ropa y calzado adecuado, y seguir un plan de entrenamiento, alternando días de descanso.

Tanto si eres un apasionado del running como si vas a iniciarte en este deporte, te ofrecemos un decálogo de consejos para practicar running de una forma segura y cómoda, y para prevenir posibles lesiones:

  • Prueba de esfuerzo. Antes de comenzar a practicar running conviene hacerse una revisión médica, así como una prueba de esfuerzo. Esta última consiste en un examen de la resistencia física con varios ejercicios que sirven para valorar el pronóstico de una enfermedad cardiaca. Para realizarla el médico coloca electrodos en el pecho para registrar la actividad del corazón mientras se hacen ejercicios en una cinta de correr o bicicleta estática. Esta prueba determina la frecuencia cardíaca y si el corazón late de manera regular.
  • Calentar y estirar antes y después de correr. Es, sin duda, la mejor manera de reducir el riesgo de lesiones. El calentamiento previo sirve para aumentar la temperatura y prepararse para el ejercicio; y los estiramientos de después para estirar los músculos y tendones. ¡Las precauciones nunca son suficientes! ¡No calentar es un error!
  • Comenzar poco a poco y de manera progresiva. Una buena idea al principio es alternar tiempo de carrera y andar. Aumentando progresivamente el tiempo de carrera con intervalos de andar cada vez más cortos. Ante todo, sentido común.
  • Dejar días de descanso. Una buena manera de no sobrecargar el cuerpo y aumentar el rendimiento es dejar algún día de descanso. Tres días por semana es la frecuencia ideal para salir a correr.
  • Zapatillas adecuadas. Es muy importante que sujeten bien los pies y que su amortiguación sea la adecuada para tu peso y su ergonomía, a tu manera de pisar. Es imprescindible conocer nuestro tipo de pisada para saber si necesitamos una zapatilla pronadora, neutra o supinadora. Y recuerda, que las zapatillas no duran toda una vida y se deben cambiar aproximadamente cada 800 kilómetros recorridos.
  • Calcetines de lana, poliéster o acrílico. Los calcetines no son menos importantes a la hora de correr. Debemos evitar los de algodón 100%, ya que al humedecerse ayuda a la formación de ampollas, y en invierno dejan los pies helados.
  • Ropa cómoda, ligera y transpirable. Lo aconsejable es utilizar tejidos técnicos y ligeros, y en invierno no conviene abrigarse demasiado, es preferible llevar capas de un tejido que absorba el sudor, gorro y guantes. Y en verano no debemos salir sin el protector solar puesto y la gorra. ¿Y si corres de noche? ¿Alguna recomendación? Usar prendas con colores visibles y reflectantes.
  • Adquirir una buena postura. Debemos llevar una postura erguida, respetando la curvatura de la espalda y con la cabeza en prolongación de ésta. Y en cuanto a los brazos, deben ir al compás de las zancadas.
  • Alimentación adecuada. Es aconsejable seguir una dieta sana y equilibrada, pero especialmente los hidratos de carbono (pasta, pan, cereales…) son imprescindibles en la alimentación de los runners.
  • Hidratación correcta. Al correr perdemos gran cantidad de agua y electrolitos a través del sudor. Por eso, para reponer las pérdidas y evitar los calambres, nada mejor que hidratarse antes, durante y después de practicar running.

 

Esperamos que tanto si has decidido iniciarte en el mundo del running como si ya eres un auténtico runner, tengas en cuenta nuestras recomendaciones para practicar este deporte tan de moda con seguridad y sentido común, de forma que obtengas los mejores resultados sin lesionarte. ¡Cálzate tus zapatillas y a correr!

 

Suscríbete a la newsletter