Con peques en la cocina, la prevención debes reforzar

Vidas seguras | 12/06/2019
Con peques en la cocina, la prevención debes reforzar

Niños revoloteando por la cocina, ¿te suena esta escena? Es uno de los espacios en los que pasamos gran parte del tiempo, ya sea para cocinar, desayunar, comer, cenar o fregar…Y, ¿qué ocurre? Que nuestros pequeños nos persiguen a todas partes y nos tienden a imitar.

Niños revoloteando por la cocina, ¿te suena esta escena? Es uno de los espacios en los que pasamos gran parte del tiempo, ya sea para cocinar, desayunar, comer, cenar o fregar…Y, ¿qué ocurre? Que nuestros pequeños nos persiguen a todas partes y nos tienden a imitar. Así que para evitar que se produzcan accidentes debemos alejar a nuestros peques de los peligros y contribuir a que la cocina sea un lugar seguro.

Y es que la cocina está repleta de objetos que pueden provocar un accidente, como cuchillos, cristales, productos químicos, gas, fuego…Por eso, hay que extremar las medidas de seguridad.

¿Qué medidas de prevención tomar?

  • Poner los artículos de limpieza en lugares altos, fuera del alcance de los niños. Lo mismo, con los objetos cortantes, cerillas y mecheros.
  • Desconectar los aparatos eléctricos que no estén en uso y comprobar que no haya cables al alcance.
  • Colocar los mangos de las ollas y sartenes hacia la pared, sin que sobresalgan de la cocina.
  • Mantener a los niños lejos del fuego o de la vitrocerámica.
  • Prestar especial atención cuando tengamos líquidos calientes en la mano. Comprobar antes de coger la cazuela que no están los peques alrededor.
  • NUNCA cogerles mientras se cocina.
  • Mantener las puertas del horno SIEMPRE cerradas.
  • Procurar cocinar con los fuegos más interiores para evitar que los niños alcancen las ollas y se quemen.
  • Evitar el uso de sprays cuando haya fuegos encendidos.
  • Colocar el extintor de fuegos junto a la puerta de la cocina.
  • Mantener el suelo siempre limpio y seco para evitar resbalarnos y caernos.
  • Colocar cierres de seguridad que impidan la apertura de puertas del frigorífico u horno.
  • Poner protectores sobre los enchufes.

En definitiva, conviene aplicar estos consejos para garantizar un entorno seguro donde cocinar en familia. Como bien dice el refrán: Más vale prevenir que curar.

¡Tómalos en cuenta y vivid con más tranquilidad! Y así, esa actitud se la transmitiremos a nuestros txikis.

 

 

 

Suscríbete a la newsletter