Cuando el humor negro se convierte en un arma para promover la seguridad

Vidas seguras | 15/06/2018
Cuando el humor negro se convierte en un arma para promover la seguridad

El humor suele ser una de las mejores herramientas para transmitir un mensaje, incluso uno que tenga que ver con las medidas de autoprotección. La protagonista, que tiene su propio perfil de Instagram, es ‘The Swim reaper’, o lo que es lo mismo, la muerte.

El humor suele ser una de las mejores herramientas para transmitir un mensaje, incluso uno que tenga que ver con las medidas de autoprotección. Su variante más ácida, el humor negro, es también un vehículo perfecto para esos menesteres, y si no que se lo pregunten a los neozelandeses. Allí, una cuenta de Instagram se vale de esta poderosa herramienta para promover la seguridad en las playas.

 

Lol #justbeingbasic

Una publicación compartida de The Swim Reaper (@iamtheswimreaper) el

Se trata de una campaña de publicidad del país de las antípodas, en cuyas playas mueren más de 100 personas al año por ahogamientos, la mayor parte de ellas jóvenes que se acercan al agua en estado de embriaguez. La protagonista, que tiene su propio perfil de Instagram, es ‘The Swim reaper’, o lo que es lo mismo, la muerte. Ataviada con el característico atuendo negro de la parca, patrulla por los arenales de Nueva Zelanda a la espera de poder llevarse consigo a un nuevo imprudente. Las imágenes no pueden ser más impactantes, a la par que ácidamente irónicas: un ser con guadaña sentado en la silla de un vigilante de la playa, con una coctelera al lado del agua, pinchando patatas fritas con la guadaña o tomando el sol con una de esas pantallas reflectoras que tantos morenos (y melanomas) han colaborado a conseguir.

No cabe duda de que llama la atención sobre un problema que, en lo que va de año, ya se ha cobrado 56 víctimas mortales. Y es que a la hora de promover la seguridad, cualquier herramienta es buena. En el caso de The Swim Reaper, además de tirar de humor negro y de los medios tradicionales (cartelería, spots o folletos, entre otros) utiliza una de las redes sociales más popular entre los jóvenes: Instagram. Y es que no todo van a ser fotos de postureo y comida fabulosas, los nuevos medios de comunicación son instrumentos de gran poder para hacer que el mensaje de la prevención llegue a todas partes.

El plan de concienciación se puso en marcha el pasado mes de noviembre y el macabro personaje suma más de 100.000 seguidores. Los responsables de la Agencia de Seguridad Acuática de Nueva Zelanda no pueden estar más satisfechos de los resultados iniciales y del impacto que han logrado. “La vida de los jóvenes depende de las pequeñas decisiones que toman cuando están cerca del agua”, aseguran. La presencia de la parca pretende, al fin y al cabo, dejar claro que, guste o no, el peligro de sufrir un percance es una realidad, y más si se toman malas decisiones.

La campaña tiene traslado a cualquier ámbito laboral. En la playa o en el andamio, una mala decisión puede tener consecuencias fatales y, no nos engañemos, ver las fotos de The Swim Reaper es gracioso, pero nadie tiene ganas de que la parca se le acerque, alargue su huesudo dedo y le toque el hombro.

Suscríbete a la newsletter