Hábitos seguros (IV): La gratitud

Vidas seguras | 30/10/2018
Hábitos seguros (IV): La gratitud

Expresar gratitud es más que ser amable, tiene que ver con mostrar tu agradecimiento más sincero

Aunque desde pequeños decimos “gracias” de manera casi automática, en la mayoría de las ocasiones no prestamos atención a su verdadero significado. Proviene del latín “gratia”, que deriva de “gragus “, y significa agradable o agradecido. Y nos preguntamos, ¿en qué consiste ser agradecido/a? Consiste en reconocer la actitud, conducta o acción de alguien que influye positivamente en nuestra vida.

Lamentablemente, en muchas ocasiones tendemos a obviar aquellas cosas a las que estamos acostumbrados, y solemos centrarnos en lo que nos falta o nos gustaría alcanzar. Esa actitud es tóxica: causa conflictos en nuestras relaciones y nos aleja del bienestar. Por eso, la actitud hay que entrenarla en el día a día. Sólo así percibiremos más cosas por lo que sentirnos agradecidos.

 

La importancia de la gratitud y el reconocimiento en el ámbito laboral

Del mismo modo, existen prácticas para el desarrollo de nuestra gratitud en el ámbito laboral. Precisamente en el trabajo pasamos muchas horas del día y la práctica del agradecimiento puede ser un factor determinante para que nuestra actividad ser más positiva y placentera. Por ejemplo, reconocer un trabajo bien hecho, valorar el esfuerzo de un compañero, compartir experiencias y pensamientos con los demás…

Sin duda, a todos nos gusta que nos reconozcan un buen trabajo y sentirnos valorados en nuestras capacidades. De ahí que un gesto de agradecimiento sea un factor motivador en un ambiente laboral y que dé lugar a ambientes saludables y a relaciones de confianza. En definitiva, estaremos más felices y más productivos si en el trabajo se respira una cultura de gratitud y reconocimiento. Todos deberíamos convertir el agradecimiento en filosofía de vida.

 

El poder de la gratitud

¿Sabías que la gratitud transforma tu cerebro? ¡Como lo oyes! Y es que la gratitud tiene el poder de crear un estado mental más positivo y feliz. Numerosos estudios demuestran que las personas que practican la gratitud obtienen beneficios que van desde la resistencia emocional y la mejora en la salud, hasta las ventajas profesionales y una mayor empatía.

Así lo constata el estudio Correlaciones neuronales de la gratitud, realizado en 2015 por el Departamento de Psicología de la Universidad de California y dirigido por Glenn Fox, que desvela que el sentimiento de gratitud produce resultados positivos: satisfacción, vitalidad, felicidad, autoestima, optimismo, esperanza, empatía y deseos de ofrecer apoyo emocional a los demás. Curiosamente durante el estudio se observó la actividad cerebral y se comprobó que las zonas que se activaban eran las relacionadas con la recompensa social y los lazos personales. De esta manera, llegaron a la conclusión que había una relación entre el agradecimiento y el bienestar psicológico que provocan las emociones positivas.

 

Beneficios de practicar la gratitud

Gracias a la gratitud reconocemos las cosas buenas de la vida, y actuamos en consecuencia. Además, según los científicos, cultivar la gratitud tiene múltiples beneficios:

  • Proporciona mayor felicidad y optimismo.
  • Ayuda a dormir mejor.
  • Promueve emociones positivas y relaciones mejoradas.
  • Ayuda a sentirse menos solo.
  • Aumenta la capacidad para ser generoso.
  • Mejora la capacidad empática.
  • Disminuye la presión arterial.

 

 

Suscríbete a la newsletter