Mueve tu cuerpo. Reactiva tu cerebro

Vidas seguras | 06/11/2017
Mueve tu cuerpo. Reactiva tu cerebro

Fue el escritor romano Décimo Junio Juvenal quien, en un momento indeterminado entre los siglos I y II d.d.C,  acuñó la frase ‘Mens sana in corpore sano’.  Ya entonces se sabía de la importancia del ejercicio físico para mantener la mente en buen estado. El paso de los años y el estudio  del cerebro humano no han hecho más que reafirmar aquella máxima.

Los neurocientíficos de nuestros días han confirmado que un estilo de vida saludable y la práctica de actividad física habitual benefician tanto al corazón como al cerebro humano. Las investigaciones apuntan a que activar nuestros músculos genera neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina. Son lo que podríamos llamar botones de arranque del estado de alerta, la atención o la motivación, todos ellos indispensables en el proceso de aprendizaje. Todos ellos de vital importancia para rendir al 100% en el trabajo o los estudios.

El ejercicio físico también  mejora la capacidad de crear nuevas sinapsis, la capacidad y velocidad de procesamiento de la información. Quienes lo practican, son más ágiles en la resolución de problemas y prestan más atención. Sin olvidar que  ayuda a controlar el estrés, mejora nuestro estado de ánimo y aumenta la creatividad.

¿Todavía no estás convencido? Pues aquí van algunas razones más: incrementa la creación de nuevas neuronas, reduce el encogimiento del hipotálamo -inherente a la vejez- y reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer, Parkinson o depresión. Y no lo dice cualquiera. Según el Estudio sobre Promoción del Ejercicio Físico, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, las personas que realizan habitualmente actividad o ejercicio físico viven más tiempo (tres años). Su calidad de vida y autonomía también mejoran.

Otra investigación publicada, en 2011, en el ‘Journal of Occupational and Environmental Medicine’ apuntaba que los trabajadores que tienen tiempo para hacer ejercicio regularmente cuentan con una mayor capacidad de concentración.

Algunas corrientes desvelan que las actividades que mayores beneficios reportan son las que combinan “cardio” con  entrenamiento de resistencia, como por ejemplo el Crossfit. Muchos estudios confirman que  30 minutos de ejercicio, 3 veces a la semana, son suficientes para ejercer efectos antidepresivos. Es decir, que no es necesario correr una maratón diariamente.

En cualquier caso, antes de iniciar la actividad deportiva es recomendable someterse a un reconocimiento médico  para adecuar el deporte al peso, edad y características de cada persona. Lanzarse a la aventura puede causar lesiones físicas que acabarán afectando también a nuestro estado psicológico, y ese no es el objetivo.