Si no sabes volar, mejor ponte el arnés

Vidas seguras | 02/03/2018
Si no sabes volar, mejor ponte el arnés

Dado que los humanos no disponen de alas, cualquier trabajo desarrollado a más de dos metros del suelo puede ser fatal.

No en vano, muchos de los accidentes laborales que se registran cada año tienen que ver con caídas cuando se realizaban trabajos en altura. El riesgo existe, pero también la solución. Se llama arnés anticaídas y es obligatorio para evitar accidentes.

Elegir el arnés correcto no es tan sencillo como pueda parecer. Hay arneses de una anilla, de dos, de cuatro y de cinco anillas. Cuantas más anillas, mejor, siempre y cuando el usuario conozca la utilidad de las mismas y sepa usarlas correctamente. Por eso es de vital importancia que cada trabajador sea entrenado en su colocación, uso y conservación.

El usuario debe respetar las instrucciones del fabricante y debe leer y comprender sus instrucciones de uso. Sin perder de vista, jamás, que la modificación o el uso incorrecto de este elemento de seguridad, así como el incumplimiento de las instrucciones, pueden causar heridas graves, o incluso la muerte.

Para el correcto uso de la mayoría de los arneses de cuerpo entero, que sean utilizado de debe revisar todo el dispositivo con atención. Después, sosteniéndolo por el anillo de enganche trasero, hay que agitarlo con energía para que las correas caigan en su lugar. A continuación, el usuario debe pasar las correas por los hombros de manera que el anillo de enganche quede en medio de la espalda. Seguidamente, con la mano entre las piernas, debe enganchar las dos correas grandes en la hebilla o el broche de cada muslo (una en cada pierna), de manera que el arnés debe estar ajustado, pero permitiendo moverse libremente.

Para terminar, las correas del pecho y/o la cintura deben ser conectadas y ajustadas. No hay que olvidar que el dispositivo debe ir bien ajustado al cuerpo, sobre todo en la ingle y cintura (si tiene cinturón).

Elementos auxiliares

Los elementos anticaídas y también los elementos auxiliares que no son anticaídas que deban ir colocados en el propio arnés, irán repartidos de manera equilibrada. Tendrán que estar fijados siempre con conectores o mosquetones para que no interfieran en los movimientos del trabajador. Se debe tener especial cuidado con que las cuerdas (en caso de unos) no queden demasiado largas y puedan suponer un peligro si el trabajador las pisa o si se enganchan con algo.

Como cualquier otra prenda, los arneses tienen distintas tallas y diferentes modelos según para qué trabajo se vayan a usar. Así, por ejemplo, los arneses de cuerpo entero con cincha de Kevlar deben utilizarse cuando se trabaja con herramientas, materiales o en ambientes de altas temperaturas (fundiciones, elaboración de sustancias químicas, fabricación de acero, servicios de rescate de emergencia, servicio de bomberos, soldadores, industria petrolera, industria nuclear, explosivos). Por su parte, lo que tienen herrajes recubiertos de PVC deben usarse para trabajo con explosivos, en ambientes donde existe conducción eléctrica o donde las superficies deben protegerse de los herrajes. También existen los de cinta de alta visibilidad, que permiten ver al usuario en entornos de poca luz.

Suscríbete a la newsletter