¿Qué le pasa a tu cuerpo al subir escaleras?

Vidas seguras | 22/04/2019
¿Qué le pasa a tu cuerpo al subir escaleras?

Subir escaleras ayuda a tonificar el cuerpo, fortalecer músculos, prevenir problemas de salud y lesiones y hace que te sientas más activo.

Ejercicio y salud van de la mano. Eso lo sabemos todos. Sin embargo, hay ejercicios que nos pueden ayudar a estar en buenas condiciones físicas para reaccionar más rápido y mejor ante posibles imprevistos en nuestro puesto de trabajo. Uno de estos ejercicios de los que hablamos es subir escaleras. Esta pequeña rutina de actividad física contribuye a la prevención de problemas de salud. ¿Te imaginas sus beneficios si lo hicieras todos los días? ¡Olvídate ya del ascensor!

 

Si lo practicas correctamente, son todo ventajas

Subiendo escaleras estamos practicando una actividad aeróbica eficaz, en la que se queman grasas y se trabajan los músculos de las piernas. Por eso, si se practica con regularidad es una buena opción para bajar de peso, tonificar el cuerpo, corregir la postura de la espalda, mejorar la frecuencia cardíaca y la capacidad pulmonar, y fortalecer articulaciones y músculos, lo que ayuda a ganar en fuerza y previene lesiones. Además, la práctica de ejercicio a diario activa neurotransmisores que potencian el buen estado de ánimo, proporcionándonos bienestar, vitalidad y energía.

 

Adoptar postura adecuada

Como toda actividad física tiene sus trucos. Adoptar una buena postura al subir escaleras es esencial para obtener mejores resultados. Hay que activar el core (región abdominal y parte baja de la espalda) para poder mantener la columna enderezada, sin cargar el peso hacia delante y controlando que las escápulas estén bien ancladas. También es muy importante mover enérgicamente los brazos al mismo tiempo que subes escaleras para activar la musculatura completa del cuerpo.

 

¡Plan B! En casa

Para no caer en el aburrimiento se recomienda alternar. Por ejemplo, subir a la mayor velocidad posible, subir de dos en dos las escaleras, haciendo elevaciones de rodilla, etc. Si, aun así, te aburre subir escaleras, puedes optar por una divertida clase de step en el gimnasio o en casa, que consiste en subir y bajar de una plataforma rectangular de unos 10-15 cm de altura.

Después de incorporar esta saludable práctica en tu vida diaria (y de haber olvidado las temidas agujetas) notarás las mejoras. Y si por fin has decidido subir escaleras a diario, hazlo poco a poco y ve aumentando el tiempo de forma gradual para que los músculos y huesos de tus piernas no se resientan.

Suscríbete a la newsletter