Comprobaciones básicas de seguridad en una máquina

Lecciones de seguridad | 18/06/2018
Comprobaciones básicas de seguridad en una máquina

El empleo de maquinaria es  unas de las fuentes de riesgo para los trabajadores que las utilizan. Cada año son muchos los accidentes laborales, algunos de ellos de extrema gravedad, que demuestran que quienes operan con este tipo de equipos deben extremar las precauciones. Por eso es de vital importancia la realización de unas comprobaciones básicas de seguridad.

El empleo de maquinaria es  unas de las fuentes de riesgo para los trabajadores que las utilizan. Cada año son muchos los accidentes laborales, algunos de ellos de extrema gravedad, que demuestran que quienes operan con este tipo de equipos deben extremar las precauciones. Por eso es de vital importancia la realización de unas comprobaciones básicas de seguridad.

No cabe duda de que los fabricantes de maquinaria han introducido cambios que han posibilitado unas mejores y más seguras prestaciones. Estas han llegado también de la mano de una evolución en la legislación, tanto a nivel estatal como de la Unión Europea. La normativa comunitaria busca la prevención desde el mismo momento del diseño de cada máquina. El objetivo es conseguir que todas las máquinas nuevas que salgan al mercado cumplan con unos estándares en materia de seguridad.

La legislación también marca obligaciones para máquinas que fueron diseñadas y puestas en uso mucho antes de que la propia legislación se actualizase. De esta forma, abarcaría a un amplio parque de equipos que han necesitado o necesitan una adecuación para una utilización segura. Y será la empresa propietaria la que debe asegurarse de que cada dispositivo está en concordancia con las normas de seguridad, antes de dejarlo en manos de su equipo de trabajo. No hacerlo, no solo conllevaría aumentar el riesgo de un accidente, sino infringir las leyes.

El proceso de adquisición de una máquina y su puesta en servicio, sea cual sea su origen, debe estar, por tanto, plenamente integrado con las actividades preventivas de la empresa. Para ello, es necesario apoyarse en los conocimientos del equipo de técnicos en prevención.

Con el fin de identificar los peligros, el fabricante deberá garantizar la realización de una evaluación de riesgos de la máquina. Y en el proceso, no solo deberán considerarse las situaciones de un uso normal del aparato, sino tener un plan B por si la utilización no es la adecuada. Es lo que se denomina las situaciones anormales previsibles que son las que se derivan de su mal uso razonablemente probable.

En cualquier caso, y ante cualquier duda, es la normativa la que marca el camino a seguir tomando como premisa la información del fabricante y las condiciones de uso y puesta a disposición del trabajador.

Suscríbete a la newsletter