Piscinas caseras y niños. Menos postureo, más seguridad

Vidas seguras | 16/08/2021
Piscinas caseras y niños. Menos postureo, más seguridad

Cuando llega el verano, poder disponer de una piscina en casa es una maravilla. Ayuda a combatir el calor, permite relajarse, hacer ejercicio y los niños se divierten y disfrutan jugando con el agua. Pero también conlleva unos riesgos que hay que conocer y para los cuales hay que estar prevenido y tomar medidas que ayuden a evitar ahogamientos.

Cuando llega el verano, poder disponer de una piscina en casa es una maravilla. Ayuda a combatir el calor, permite relajarse, hacer ejercicio y los niños se divierten y disfrutan jugando con el agua. Pero también conlleva unos riesgos que hay que conocer y para los cuales hay que estar prevenido y tomar medidas que ayuden a evitar ahogamientos.

La primera medida preventiva es una supervisión continúa y cercana sobre los pequeños cuando están en la piscina, especialmente si están dentro del agua. Nunca debe dejarse solos a los menores en la piscina, a pesar de que sepan nadar. Siempre pueden darse posibles accidentes como caídas, golpes, mareos o perdidas de consciencia… La vigilancia y el control permanente son básicos.

Si hay varios adultos se recomienda fijar de antemano a un responsable de la supervisión, que puede irse turnando. Ya que si no se puede caer en el error de pensar que son los otros los que están vigilando a los niños y al final. unos por otros, confiarse y no estar atentos ninguno. De esta manera, cuando el responsable coja un descanso, asignará la tarea a otra persona que sabrá que la vigilancia recae ahora sobre ella.

La persona que esté al cargo de la vigilancia debe estar atenta y mirar cada pocos segundos o de forma continua a los niños. No debe hallarse lejos del agua para poder alcanzar rápidamente a los niños en caso de ser necesario. Y debe evitar distraerse con teléfonos o lecturas que hagan que pierda la noción del tiempo.

Si los niños no saben aún nadar y necesitan elementos que les ayuden a flotar, se les debe de poner un chaleco. Los manguitos y flotadores de cintura no son seguros, ya que pueden voltearse y hacer que el niño quede con la cabeza metida en el agua.

Se debe de controlar el acceso a la piscina cuando no se está utilizando, por ello es conveniente instalar barreras que impidan a los niños poder acceder a ella en un descuido. Pese a estar atentos pueden escabullirse en cuestión de segundos. Pueden salir de la casa por alguna puerta o ventana que quede abierta.

Colocar una valla o cerca alrededor de la piscina, con seguros de cierre y alarmas que avisen de que alguien está intentando acceder, evitará cualquier tipo de tragedia inesperada. La valla no debe tener puntos de apoyo para que no puedan meter los pies y escalar.

Los listones deben tener muy poca separación entre ellos para que no puedan apoyarse o colarse entre ellos y el pestillo debe estar a una altura considerable para que el niño no pueda llegar a él. Si dispone de un cierre automático aún mejor. Lo ideal son las puertas que se cierren automáticamente al soltarlas y que evitan que puedan quedar abiertas por descuido.

Los elementos de seguridad pasiva, como alarmas perimetrales y alarmas de inmersión ayudan a que, en caso de que el niño caiga al agua, el hecho no pase desapercibido. Para poder actuar rápidamente, si se da el caso, hay que tener a mano siempre un equipo de rescate básico, con un salvavidas con cuerda y una pértiga.

No dejar cerca de la valla objetos que puedan servir a los niños para subirse a ellos y poder trepar, como muebles o juguetes grandes. Además, conviene recoger los juguetes y las colchonetas o flotadores después de su uso, para que no llamen la atención del niño y evitar así que pueda querer a cogerlos.

Cuanto antes se enseñe a los niños a flotar y a nadar mejor. Es conveniente también que los habitantes de la casa reciban una formación en primeros auxilios y aprendan a hacer una reanimación cardiopulmonar, así como que conozcan los teléfonos de emergencia.

Prevenir nunca está de más y en el caso de tener una piscina en casa extremar las medidas de prevención es algo casi obligatorio. Si sigues estas indicaciones podrás disfrutar de tu piscina sin problemas. ¡Feliz verano!

Suscríbete a la newsletter

Este sitio web utiliza cookies y, por lo tanto, recopila información sobre tu visita para mejorar nuestra web mediante el análisis y para mostrarte contenido relevante. Consulta nuestra Política de Cookies cookies para obtener más detalles o cambia la configuración si lo deseas.

Configuración de cookies

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

FuncionalNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalíticaNuestro sitio web utiliza cookies analíticas para que sea posible analizar nuestro sitio web y optimizarlo con el fin de facilitar la usabilidad.

Redes socialesNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y FaceBook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

PublicidadNuestro sitio web coloca cookies publicitarias para mostrarle anuncios de terceros basados en sus intereses. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

OtrasNuestro sitio web coloca cookies de terceros de otros servicios de terceros que no son analíticos, redes sociales o publicidad.