Consejos para trabajar de noche y mantener una óptima calidad de vida

Vidas seguras | 21/11/2019
Consejos para trabajar de noche y mantener una óptima calidad de vida

Trabajar en el turno de noche no es una tarea fácil, puede tener consecuencias negativas si no descansamos lo suficiente.

Trabajar en el turno de noche no es una tarea fácil, puede tener consecuencias negativas si no descansamos lo suficiente. Sobre todo el primer día, en el que el cuerpo aún no se ha habituado a trabajar por la noche y dormir por la mañana. Todo es cuestión de acostumbrarse, cambiar los hábitos y dormir bien por la mañana. Seguir algunos consejos básicos te ayudarán a que el turno de noche sea más llevadero.

  • Mantener una dieta equilibrada. Al cambiar los horarios es habitual desayunar a mediodía y comer a deshoras. Por eso, es tan importante cuidar la dieta y comer siempre a la misma hora. Es de gran ayuda tener preparada la comida con antelación para evitar comer comidas inadecuadas como bocadillos y comida rápida que es precisamente de lo que hay que prescindir.

  • Pautar horarios. Es esencial marcar horarios tanto para dormir como para comer. Al igual que incorporamos hábitos y rutinas seguras en puestos de trabajo para evitar riesgos, también debemos aplicarlas a nuestro día a día y tras una jornada laboral nocturna. El cuerpo se habitúa a rutinas antes de acostarse (leer, lavarse los dientes, ducharse…) y asocia estas actividades con el momento de dormir.

  • Dormir y descansar por la mañana. Bajar las persianas para que no entre luz y cerrar las ventanas para evitar posibles ruidos es imprescindible para un adecuado descanso. Y, ¿por qué no utilizar tapones para los oídos? También es una buena opción. Procura dormir por lo menos 6 horas. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

  • Practicar deporte. Es una forma de mantener un correcto bienestar mental. Y es que ejercitar el cuerpo ayuda a conciliar mejor el sueño, y como cansa, cuesta menos dormir. ¡Consejo top!

  • Realizar ejercicios de relajación y pausas activas. Ayuda a desconectar del trabajo y a liberar tensiones.

  • Limitar el consumo de cafeína y estimulantes Nada de pasarse con las bebidas estimulantes como el café o las bebidas energéticas, ya que podrían jugarte una mala pasada al llegar a casa, dificultándote conciliar el sueño. ¡Que no te haga falta contar ovejitas!

  • Mantener una correcta hidratación y tomar alimentos ligeros durante la jornada laboral. Primordial beber agua regularmente durante la jornada laboral y procurar comer alimentos ligeros (yogurt, frutos secos, cereales…) para evitar una digestión pesada.

Si no hay más remedio que trabajar en el turno de noche, seguir estos consejos te ayudarán a hacer frente a los problemas físicos o psicológicos que puedan surgir, y a que el trabajo nocturno nos afecte lo menos posible. Y es que el cansancio y los trastornos del sueño pueden jugar una mala pasada a tu estado anímico. Ahora que ya te hemos contado cómo hacerles frente, utilízalos en tu día a día para trabajar de noche.

Suscríbete a la newsletter